viernes, 15 de marzo de 2019

¿Se Puede Utilizar el Internet Para Combatir al Capitalismo?

jueves, 28 de febrero de 2019

¡Unidad Para la Lucha!

¡A Preparar y Organizar el Paro Nacional Indefinido!


Frenar ahora la arremetida de las clases dominantes y el imperialismo solo es posible con la unidad del pueblo trabajador: unidad para impedir la imposición de la Agenda Empresarial del gobierno de Duque, unidad para hacer retroceder sus planes antiobreros y antipopulares, unidad para conquistar con el paro nacional y la lucha en las calles las reivindicaciones inmediatas del pueblo trabajador.

El pueblo necesita la unidad para preparar y organizar el Paro Nacional Indefinido. Si éste no se prepara ni organiza seguirá siendo una consigna vacía, manoseada por los jefes politiqueros reformistas y las camarillas traidoras de las centrales sindicales, por cuanto ellos no están interesados en preparar y organizar la lucha, sino en desviarla e impedir la realización del Paro Nacional que exige la situación y reclaman las masas trabajadoras.

En ese propósito de la necesidad de preparar y organizar el paro nacional, es necesario referirse a la Declaración Política y al Boletín Informativo No. 01 del “Equipo Coordinador del Encuentro Nacional de Organizaciones Sociales y Políticas”, realizado el 9 y 10 de febrero en Bogotá, en los cuales se llama a iniciar el paro nacional el 25 de abril y se plantean algunas tareas de movilización. Tales documentos reflejan la lucha entre los dos caminos presentada en el Encuentro:

Por un lado, el camino de la politiquería que querían imponer los jefes de los partidos y grupos, los mismos que en el establo parlamentario le dan la apariencia democrática a la feroz dictadura de los explotadores, los mismos cuyo propósito es desviar la lucha del pueblo concentrando su atención en supuestas listas unitarias para la farsa electoral de octubre de este año y la del 2022.

Por otro lado, el camino de la lucha revolucionaria exigido por la base de los asistentes quienes reclaman no seguir hablando de paro nacional, sino ¡convocarlo ya! para enfrentar de verdad a los enemigos del pueblo. La base desconfiada de las maniobras con las cuales han venido aplazando el paro, obligó a definir la fecha; pero desde ya se debe advertir la artimaña de los politiqueros de reducirlo a otra “jornada nacional de protesta”.

La lucha presentada entre los dos caminos, que son opuestos y no complementarios como afirman los politiqueros y repiten los compañeros engañados, explica por qué en los documentos publicados hasta ahora, no se menciona siquiera la farsa electoral. Sin embargo, prometen publicar en cartilla las conclusiones de las comisiones y plenarias del Encuentro en donde sí se habla de “estrategia electoral” y de “continuar logrando avances para construir criterios y acciones de unidad con una visión estratégica y alternativa de ser poder por el pueblo y para el pueblo”. Lo cual significa para los electoreros llegar al gobierno, desde donde solo es posible ejecutar la dictadura de burgueses, terratenientes e imperialistas porque son ellos quienes tienen el PODER económico, político y militar. Poder que es necesario destruir para que el pueblo pueda construir su propio Poder, su propio Estado y su propia forma de gobierno sustentado en el pueblo armado.

Por esa misma razón y aspiración a ser gobierno sin destruir el aparato de dominación de los explotadores, persisten en amarrar la lucha revolucionaria del pueblo y el paro nacional a la defensa de la “democracia” o dictadura de los ricos, a la mentirosa paz de los sepulcros y al “cumplimiento e implementación (…) de los acuerdos de paz de La Habana y la agenda suscrita entre el gobierno y el ELN”; acuerdos que significan la legalización del despojo de los pobres del campo, el perdón para los genocidas y la continuación de la guerra contra el pueblo. Aspiraciones que son contrarias a las reales reivindicaciones populares y opuestas al camino de la lucha contra los enemigos del pueblo colombiano.

En ese sentido, preparar y organizar el Paro Nacional Indefinido significa poner en el centro las reivindicaciones obreras, campesinas, indígenas y populares, construyendo una PLATAFORMA DE LUCHA que realmente represente las aspiraciones inmediatas del pueblo trabajador y en la práctica deseche las fantasías de los politiqueros reformistas.

Preparar y organizar el Paro Nacional Indefinido demanda la UNIDAD DE LOS TRABAJADORES de la ciudad y del campo alrededor de esa Plataforma por encima de los intereses partidistas. Por tanto, los verdaderos interesados en enfrentar al gobierno reaccionario deben poner por encima los intereses del pueblo y deponer sus aspiraciones grupistas y posiciones sectarias.

Preparar y organizar el Paro Nacional Indefinido exige además, y sobre todo, ORGANIZAR los Comités de Paro en cada fábrica, empresa y plantación, en cada barrio, vereda y centro de educación uniendo de verdad al pueblo por encima de sus creencias y afinidades ideológicas y políticas.

Preparar y organizar el Paro Nacional Indefinido requiere de los dirigentes y activistas honrados disposición para unirse en torno a la tarea común y contribuir con su ejemplo a la unidad de las organizaciones del pueblo; esto significa realizar los Encuentros o Asambleas Obrero Populares, Regionales y Nacionales sin exclusiones y sin pretender imponerles la “agenda” de algún partido o grupo político. ¡El hambre, la explotación y la opresión no tienen color político!

Preparar y organizar el Paro Nacional Indefinido exige de los revolucionarios y comunistas ser ejemplo en la lucha por la UNIDAD DEL PUEBLO; estar dispuestos a unirse con compañeros que piensan distinto pero se encuentran del mismo lado contra los enemigos comunes, discutiendo las divergencias con altura y argumentos, y llegando a los acuerdos necesarios para la causa común, pero sin ceder ni renunciar a los principios, ni a la libertad de expresar sus ideas y convicciones programáticas.

Las masas en general y las bases de las organizaciones obreras, campesinas y populares reclaman la UNIDAD PARA LA LUCHA que hoy se concreta en preparar y organizar el Paro Nacional Indefinido, frente al cual, cada uno de los partidos y grupos políticos que dicen representar las aspiraciones populares deben decidir su actitud y posición políticas, que serán juzgadas por la historia.

Comité de Dirección – Unión Obrera Comunista (mlm)

Febrero 24 de 2019

Celebremos los Cien Años de Fundación de la Internacional Comunista


El proletariado revolucionario de todos los países celebra con júbilo los 100 años de la fundación de la Internacional Comunista, el Partido Mundial de la Insurrección Proletaria que hizo temblar en sus cimientos el orden mundial imperialista. El proletariado en Colombia, como parte del ejército mundial de los sepultureros del capitalismo imperialista, debe recordar su importancia y enseñanzas, para contribuir a superar la actual confusión ideológica y dispersión organizativa del Movimiento Comunista Internacional en una nueva Internacional Comunista que organice y dirija la lucha de los proletarios y pueblos del mundo para darle sepultura al capitalismo agonizante.

El 6 de marzo de 1919 fue inaugurado el Primer Congreso de la Internacional Comunista, celebrado en Moscú con el apoyo del naciente Poder Soviético surgido en los combates de la Primera Guerra Mundial imperialista. A pesar de la terrible situación y el cerco imperialista, el proletariado revolucionario de Rusia cumplió decorosamente su deber internacionalista poniendo la revolución en su país al servicio de la Revolución Proletaria Mundial y sirviendo de sede a la Internacional, ese instrumento que llenó de esperanza al proletariado mundial y de terror a los imperialistas y a la reacción.

Antecede a la III Internacional la existencia de la Asociación Internacional de los Trabajadores o I Internacional, la cual tuvo como objeto “…negar las sectas socialistas o semisocialistas, con una organización real de la clase obrera para luchar por la emancipación de los trabajadores, y reunir en un inmenso ejército único a toda la clase obrera combativa de Europa y América del Norte”. Además de representar por primera vez la táctica marxista respecto a las “formas de lucha y organización sobre la base de su propia experiencia, la instrucción de los Congresos y la guía del Consejo General, órgano de dirección centralizada de toda la Internacional, ejercida en lucha frontal contra el anarquismo bakuninista, forma especial de sectarismo que trató de irrumpir e imponerse al interior de la Asociación”. En ese sentido el desarrollo de la I Internacional, representó el triunfo del marxismo dentro del movimiento obrero y un golpe certero contra el sectarismo; la derrota de la Comuna de París, la persecución a los dirigentes y la acción de los bakuninistas dieron lugar a su disolución, pero innegablemente la I Internacional, marcó la línea de actuación para los marxistas y fue el primer intento muy bien logrado de organización del proletariado en todo el mundo.

El movimiento obrero siguió creciendo y con él, su organización en partidos obreros socialistas, lo cual puso de relieve la necesidad de una nueva Internacional y efectivamente motivó la creación de la Internacional Socialista o II Internacional. Sin embargo, en ella se admitieron tendencias oportunistas que parecían inofensivas y ser propias de cada país; las manifestaciones de nacionalismo burgués en el seno de los partidos proletarios no corregidas a tiempo, resultaron siendo un azote para el movimiento obrero y para la Revolución Proletaria Mundial. Así mismo, se impuso el parlamentarismo y el pacifismo, producto de la misma realidad, donde esas formas de lucha —la parlamentaria y la lucha por reformas— válidas para la época, tomaron un papel protagónico al no advertir las formas de lucha propias de cada período táctico, lo cual generó las condiciones para una tendencia oportunista en el seno del movimiento obrero, al no reconocer las condiciones de la sociedad capitalista en su etapa imperialista. Todo ello dio al traste con la II Internacional, pues la traición de sus jefes la convirtió en un cascarón inservible para la causa del proletariado mundial.
Fue precisamente Lenin, quien reconoció el declive de la II Internacional declarando que: “La Segunda Internacional está muerta, vencida por el oportunismo. Abajo el oportunismo y viva la Tercera Internacional, desembarazada de los renegados y del oportunismo”.

Ya en la época del imperialismo, es la Internacional ComunistaIII Internacional el primer partido mundial de la revolución proletaria; asunto que refleja su importancia, teniendo en cuenta que la Internacional Comunista tomó lo mejor de las internacionales que le antecedieron, convirtiéndose en la dirigente de la acción revolucionaria de las masas a nivel mundial, enarbolando la bandera que caracteriza el programa de los comunistas de todos países: “¡Proletarios del mundo, uníos!”

En la Propuesta de Formulación de una Línea General para la Unidad del Movimiento Comunista Internacional presentada por la Unión Obrera Comunista (mlm), se hace este balance de la Internacional Comunista:

“Desde su fundación hasta su disolución, fue papel de la Internacional Comunista combatir los errores oportunistas de la II Internacional y asumir sobre una nueva base los objetivos de “la creación de un organismo de combate, encargado de coordinar y dirigir al movimiento de la Internacional Comunista y de realizar la subordinación de los intereses de los movimientos en los diferentes países a los intereses de la revolución internacional”, en esencia, los mismos objetivos de la Asociación Internacional de los Trabajadores. La Internacional Comunista se constituyó en dirigente teórico y práctico del proletariado mundial, analizando la situación económica y política internacional y caracterizándola en los diversos períodos, denunciando las ofensivas de la burguesía imperialista contra el movimiento obrero, promoviendo la formación de nuevos Partidos Comunistas; apoyando las luchas proletarias en los distintos países, la revolución en las colonias y semicolonias; orientando las tareas de los comunistas en su lucha contra el imperialismo, en particular contra el fascismo durante la segunda guerra mundial imperialista; apoyando la Dictadura del Proletariado en la URSS y dirigiendo su defensa como base de la Revolución Proletaria Mundial”.

Es así como en sus congresos se examinaron asuntos de suma importancia para acercar el triunfo de la Revolución Proletaria Mundial, defendiendo la dictadura del proletariado, refiriéndose a las diferentes corrientes socialistas, a la situación internacional; deslindando con el oportunismo y destacando el papel del partido, el trabajo del elemento consciente en los sindicatos, las 21 condiciones de ingreso a la Internacional… todos estos fueron puntos de unidad para los comunistas en todo el mundo, logrando así concentrar a los partidos revolucionarios en un solo partido a nivel mundial y con ello aportando al apresuramiento de la revolución proletaria en toda la Tierra.

Y es que la Internacional Comunista, consideró los diversos aspectos de la realidad concreta de la época, de ahí que la táctica trazada se correspondió con el momento de derrotas revolucionarias ocasionadas por los oportunistas socialdemócratas; una táctica que organizó el repliegue del movimiento obrero en todo el mundo y que se centró en asuntos como la Internacional Sindical Roja, el trabajo en las cooperativas obreras, la Internacional de la Juventud, el Movimiento Femenino, la cuestión de Oriente; consiguiendo con ella, crecer a 60 secciones, tres millones de miembros y 700 periódicos.

Así mismo la Internacional Comunista, analizó las consignas de la época y expuso que el capitalismo se encontraba en una crisis de la cual no podía escapar hasta el día en que fuera sepultado por el proletariado. Cada uno de sus congresos, representó un avance para la Revolución Proletaria Mundial y un golpe al capitalismo imperialista. La bolchevización de los partidos comunistas, la depuración de elementos y tendencias oportunistas, la lucha y orientación precisa contra la guerra imperialista y, la política de Frente Unido contra el fascismo que llevó al heroico triunfo de la URSS sobre el fascismo y, el deslinde definitivo con el trotskismo fueron también parte de las enseñanzas de la Internacional Comunista, reafirmando que este era el partido de la clase obrera mundial y que con altura había cumplido su papel histórico de acercar el socialismo al mundo entero.

Hoy ante la inminente necesidad de unidad de los comunistas en todo el mundo, ante la apremiante tarea de la construcción del Partido del Proletariado en Colombia como parte de dicha necesidad, recordamos con orgullo el papel jugado por laInternacional Comunista, la cual emulamos y exaltamos en laPropuesta de Formulación de una Línea General Para la Unidad del Movimiento Comunista Internacional, documento que invitamos a estudiar seriamente, porque además de la correcta valoración que hace al papel de la Internacional Comunista, representa una base para la discusión de los asuntos que están actualmente al orden del día de los comunistas.

Luchar por la construcción del partido proletario en Colombia y por el partido de la clase obrera en todo el mundo, requiere tener presentes más que nunca, las enseñanzas que ha dejadoInternacional Comunista.

¡VIVA LA UNIDAD DEL MOVIMIENTO COMUNISTA INTERNACIONAL!
¡POR LA NUEVA INTERNACIONAL COMUNISTA, ADELANTE!
¡GLORIA A LOS CIEN AÑOS DE LA INTERNACIONAL COMUNISTA!

viernes, 22 de febrero de 2019

No más Dirigentes Asesinados


Enfrentar el Terrorismo de Estado con la Lucha Revolucionaria de las Masas

Como fue advertido por los comunistas, la paz de los ricos firmada por los jefes de las Farc y el Gobierno, era la continuación de la guerra contra el pueblo; una guerra reaccionaria que lejos de amainar se agudiza: se criminalizan legalmente las manifestaciones y se señala de terroristas a sus dirigentes; toda manifestación es enfrentada con la fuerza bruta de la policía encabezada por los asesinos del Esmad, con la clara orden de golpear con el propósito de hacer retroceder la movilización revolucionaria; se mantiene e intensifica el asesinato sistemático de dirigentes de masas, dándole carta abierta al ala oscura de las fuerzas militares que actúan como “grupos paramilitares” con la evidente anuencia del gobierno.

Las cifras hablan por sí solas: más de 100 exguerrilleros asesinados desde el 2016; de esa fecha a principios del 2019 el número de dirigentes y activistas sociales se acrecienta con los años: en el 2016 166, en el 2017 algunos analistas hablan de 200 muertos, en el 2018 más de 226, y en los pocos días del 2019 ya asciende a más de 20 el número de dirigentes sociales asesinados. A las más de 600 víctimas del terror estatal se suman varios cientos de dirigentes, activistas, periodistas e investigadores amenazados.

El hecho de que las bandas y grupos paramilitares asesinen sin descanso dirigentes de masas, pero jamás toquen a los terratenientes y empresarios; amenacen a los politiqueros de la “oposición” pero a ninguno de los jefes de los partidos burgueses; muestra que los asesinos no son los interesados directos en silenciar a los dirigentes populares y sindicales, ese interés corresponde a los despojadores, a los empresarios, a los negociantes de los sicotrópicos, a los destructores de la naturaleza, a los corruptos… quienes son los verdaderos padrinos de las bandas criminales, y lo hacen, no porque uno u otro de los asesinados sea un gran peligro, sino porque su labor entre las masas es chispa que puede incendiar la pradera, y ellos, los explotadores, le tienen pavor a que se les venga un levantamiento social en todo el país.

El hecho de que en la mira del terrorismo estatal y paramilitar estén dirigentes de masas, intelectuales, dirigentes de organizaciones sociales, periodistas, politiqueros de “oposición”, indica las posibilidades de un amplio frente de lucha contra el terrorismo de Estado, contra el asesinato selectivo de dirigentes. Sin embargo, la mayoría de quienes denuncian los crímenes, quienes los registran al detalle, no se comprometen a señalar a los responsables intelectuales y “padrinos”, llegando cuando más a decir como Petro “a mí las águilas negras no me amenazan de muerte, quien me amenaza es el uribismo” o Claudia López “…las águilas negras son la fachada de la extrema derecha”, limitándose a las declaraciones y depositando la confianza en la acción de las mismas instituciones del Estado criminal (llámense procuraduría, defensoría, fiscalía…) y en las cortes internacionales manipuladas por los imperialistas.

Esa actitud pusilánime de los representantes de la pequeña burguesía ante el Estado terrorista, pone en evidencia su desconfianza en el poder de la movilización revolucionaria de las masas, único capaz ahora de hacerle frente a la matanza; de ahí que le corresponda a los comunistas encabezar la lucha contra el terrorismo estatal, denunciando a los directos responsables y proponiendo las acciones de movilización, así como apoyando y participando con quienes tomen la iniciativa en ese sentido. Se debe quitar la cortina de humo con que el Estado cubre, silencia o desvía toda sospecha sobre los verdaderos padrinos de las bandas criminales y enfoca toda la responsabilidad en los sicarios, en los ejecutores materiales, intentando calmar los ánimos con una que otra captura o señalamiento.

Se hace necesario además educar, hacer conscientes y generalizar las formas de organización y de defensa que vienen adoptando las masas, tales como la Guardia Indígena y Cimarrona para proteger las comunidades y sus organizaciones, como para garantizar la vida de sus dirigentes. Esta necesidad se hace más urgente ante el reconocimiento del propio “Defensor del Pueblo” Carlos Negret quien señaló, en la reunión de la “Mesa por la vida” realizada el 7 de febrero en Carmen de Bolívar, que “entre marzo del año pasado y enero de este año, se registraron 162 líderes asesinados, pese a que estos hacían parte de una lista de 740 líderes cuyas amenazas había detectado a tiempo la Defensoría y que hizo públicas desde marzo de 2018, mediante 70 alertas tempranas dirigidas a los distintos organismos del Estado relacionados con el tema”. El Defensor del Pueblo no lo dice expresamente pero es claro que el asesinato de los dirigentes sociales se lleva a cabo con la complicidad de las autoridades del Estado; de ahí que las masas no pueden confiar su protección y la de sus dirigentes en sus victimarios y verdugos.

¡No más dirigentes asesinados! Se necesita enfrentar el terrorismo de Estado con la lucha revolucionaria de las masas, organizando la defensa de los dirigentes y las organizaciones con independencia del Estado asesino y movilizándose, denunciando a los responsables. Los trabajadores no pueden olvidar por un segundo que el Estado burgués terrateniente y proimperialista colombiano, durante toda su existencia ha utilizado la violencia reaccionaria para defender los intereses de clase de una minoría explotadora, ahogando en sangre todo grito de rebeldía de las masas trabajadoras.
Además, frenar el terrorismo de Estado debe ser una de las reivindicaciones a conquistar con el Paro Nacional Indefinido, expresión más clara de la lucha revolucionaria de las masas en la actualidad en cuya preparación y organización está comprometido el proletariado revolucionario y al cual deben vincularse todas las organizaciones obreras, campesinas, indígenas y populares. Un paro nacional como expresión de la unidad del pueblo trabajador contra sus enemigos y por la conquista de sus reivindicaciones inmediatas. Un paro nacional indefinido para avanzar en la acumulación de fuerzas para destruir el Estado de los explotadores y no para defenderlo participando en la farsa electoral y en sus podridas instituciones.

¡Enfrentar el Terrorismo de Estado con la Lucha Revolucionaria de las Masas!

Comité de Dirección – Unión Obrera Comunista (mlm)

Febrero 8 de 2019

Sobre la Carta Abierta al Grupo Comunista Revolucionario de Colombia


Entrevista al Secretario Político de la Unión Obrera Comunista (mlm)

(Primera parte)

La reciente publicación de una Carta Abierta al GrupoComunista Revolucionario de Colombia, es un hecho de mucho valor político en el proceso de construcción del Partido comunista revolucionario en este país. Más allá del peso real de esa organización actualmente, o del hecho que la carta esté firmada por dos personas, su contenido es todo un acontecimiento en la lucha de líneas para el movimiento comunista y revolucionario en general. Son muchos los obreros avanzados y la intelectualidad revolucionaria que pueden conocer de primera mano con esta carta, la agudeza de la lucha interna que vive esa organización, y además muy variado el contenido que desarrolla de manera profunda; contenido que sobrepasa las fronteras de Colombia, y levanta ampolla en revolucionarios de otros países. Por esta razón hemos pedido al Secretario Político de la Unión Obrera Comunista (mlm), una entrevista para conocer de primera mano sus impresiones sobre la carta y algunos comentarios que ha generado hasta la fecha. Presentamos en esta entrega la primera parte de la entrevista.
Periódico Revolución Obrera
15 de febrero de 2019
Siga leyendo

lunes, 28 de enero de 2019

Deslindando con el GCR y la “Nueva Síntesis de Avakian”

A nuestro correo llegó la Carta Abierta que publicamos a continuación. Es un importante documento donde dos camaradas argumentan por qué rompen ideológica, política y organizatimente con el Grupo Comunista Revolucionario de Colombia – GCR y la llamada “Nueva Síntesis de Avakian”. Esta es una valiosa contribución a la lucha de líneas, necesaria para avanzar en la construcción del Partido del Proletariado en Colombia y que todo obrero consciente e intelectual revolucionario debe conocer para tomar una clara posición frente al neo revisionismo post “maoísta”.
________

CARTA ABIERTA AL GRUPO COMUNISTA REVOLUCIONARIO – GCR


Consideramos necesario la redacción de este escrito donde se expusieran claramente algunas de las diferencias ideológicas, que ya se venían manifestando desde hace tiempo y a las que de manera sistemática no se le daban respuesta, tras un análisis riguroso nació este documento. Cabe aclarar que dicho escrito no representa un ataque personal o una rabieta, porque entendemos que es una cuestión contra la línea de la organización y no contra los individuos que la conforman.

La figura de Bob Avakian (BA).


Los siguientes comentarios sobre el papel de Avakian se realizan acerca de varios textos con el que el Partido Comunista Revolucionario, Estados Unidos (PCR, EE. UU), hace el llamado a organizar a las masas en dicho país, y en donde a su vez expone lo que considera es su estrategia, pero, se observa que a lo largo de dichos textos la figura de Bob Avakian, se alza como un elemento principal y necesario para dicho cometido, y a su vez, que esa estrategia se viene adoptando en nuestro país. En el primer texto titulado Algunas observaciones: Sí que estamos construyendo un movimiento para la revolución, se inicia planteando que la tarea es construir un movimiento para la revolución, bien, pero para que se produzca dicho movimiento se necesita como primera condición (!) “[…] un número creciente de seguidores de Bob Avakian (BA)”[1], es decir, se pone como condición principal que las personas sean seguidores de Avakian, que su actividad sea en torno a un individuo, en lugar de que el trabajo esté en función de la necesidad apremiante de construir un Partido que en este país no lo hay. Luego se nos dice en Algunas observaciones… que se necesita, ahora sí, un movimiento que aliste a un gran número de “personas”, es decir un movimiento con muchos seguidores de BA.

Siguiendo con la lógica de ser “seguidores de BA”, se dice en la sección del mensaje central, que la base para poder acometer la revolución es “[…] la dirección de BA, para hacer todo esto una realidad”, se insiste, de nuevo, en que Avakian es imprescindible para la revolución, es casi un instrumento más para realizar dicha histórica tarea.

En el mismo documento se pone un apartado titulado Por qué Bob Avakian ES importante-crucialmente importante, ahí se dice que se tiene “una misión de correr la voz” de que más personas conozcan de que se tiene a Bob Avakian y que también se tiene un partido “liderado por BA”, aquí lo principal es el individuo más no el partido, aunque este partido sea revolucionario y no revisionista, lo importante es el líder que está por encima del partido, incluso al hacerse mención de que se tiene al partido, se le pone el “liderado por BA” como el aspecto principal. Luego se dice que las “personas” deben conocer, defender y difundir la obra de BA, afirmando que “cualquiera que vaya en serio por la revolución sabe que esta requiere dirección”, esto es algo cierto, pero, ¿A qué dirección se refieren los camaradas del PCR, EU? Pues a Bob Avakian, el cual “[…] dirige al partido y al movimiento para la revolución […] Esta es una gran ventaja para revolución”[2]. Confunden el liderato de un individuo por encima de un partido revolucionario, tanto así que lo consideran lo más importante: “Esto es lo más importante que la gente puede saber y las personas como USTED deben saber de esto y entrarle con seriedad”[3].

¡Atrás la Intervención Imperialista en Venezuela!



La solución de los problemas del pueblo venezolano no está en manos de los criminales imperialistas y sus lacayos, ni de los actuales gobernantes en el vecino país, cuya caricatura de socialismo no ha expropiado a los capitalistas, ni ha roto la dominación y dependencia imperialista, ni tampoco ha entregado el poder a los obreros y campesinos…

_________


Por orden de sus amos yanquis, una facción de la burguesía venezolana declaró como presidente de ese país a la marioneta Juan Guaidó, quien inmediatamente recibió el apoyo de varios gobiernos. El reconocimiento de Guaidó como presidente de Venezuela por parte de Estados Unidos y sus gobiernos títeres en centro y Suramérica es una nueva escalada intervencionista comandada por Trump, quien encontró en el presidente Duque de Colombia a su mejor sirviente para esta nueva fase de agresión que busca deponer a Nicolás Maduro.

Sin embargo, en la cesión extraordinaria del Consejo Permanente de la OEA, donde Estados Unidos pretendía legitimar su golpe de Estado, no logró la mayoría; solo pudo emitir un pronunciamiento firmado por los gobiernos de 16 países, Argentina, Bahamas, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Estados Unidos, Guatemala, Honduras, Haití, Panamá, Paraguay, Perú y República Dominicana. Pero esto no quiere decir que vaya a desistir, por el contrario, en los próximos días se intensificarán las maniobras tanto diplomáticas, como internas en Venezuela para tumbar el régimen de Maduro, no descartándose tampoco una intervención militar.

Las intentonas golpistas no son nuevas; el 21 de octubre del año pasado Revolución Obrera, en el artículo, ¡Imperialistas y lacayos, no claven sus garras en Venezuela!, denunció que Venezuela se encontraba en la mira de los imperialistas yanquis y los gobiernos cipayos de América Latina. Rechazó los macabros planes de los imperialistas estadounidenses y sus sirvientes latinoamericanos, a la vez que condenó la dictadura de la llamada boliburguesía encabezada por Maduro, socia de los imperialistas rusos y chinos, así como al resto de la burguesía y los terratenientes que exprimen el sudor y la sangre del pueblo hermano.

Hoy nuevamente, los comunistas rechazan y condenan la intervención imperialista yanqui y del gobierno colombiano en los asuntos de Venezuela; sin embargo, la condena del proletariado revolucionario a la intervención imperialista yanqui y sus lacayos, no lo compromete con el apoyo a Nicolás Maduro, por cuanto, ni los imperialistas de oriente y occidente, cuyo único interés es el saqueo del petróleo y la explotación de la fuerza de trabajo del pueblo venezolano, ni las clases dominantes de ese país hoy enfrentadas por hacerse al poder del Estado para aplastar y continuar exprimiendo al pueblo, representan sus intereses y aspiraciones. Ninguno de ellos puede mejorar su situación ni liberarlo de las cadenas que soporta porque todos defienden la explotación y la dependencia de sus amos imperialistas.