viernes, 11 de mayo de 2018

RECORDANDO AL CAMARADA VICENTE EL PRIMERO DE MAYO


Este año el camarada Vicente nuevamente hizo mucha falta. La Roja Bandera, Su Bandera, no se vio en una de las manifestaciones realizadas en Colombia y los obreros revolucionarios la extrañaron, así como extrañaron a su orgulloso portador, quien la ondeaba sembrando temor entre los oportunistas y júbilo entre los proletarios que luchan por construir su Partido independiente y acabar con toda forma de explotación y opresión sobre la tierra.

Informan los camaradas que la Bandera de Vicente, nuestra Bandera, sufrió un percance y se deterioró. Dicen que desgraciadamente no estaba presentable para el Día Internacional de la Clase Obrera de este año; no alcanzaron a restaurarla, pero se comprometen solemnemente a enarbolarla con mayor firmeza y energía.

No olvidaron la Bandera ni a Vicente quien sigue viviendo en los corazones de quienes lo conocieron y sigue siendo ejemplo para los continuadores de su causa: su vida de entrega a la lucha por la emancipación de la clase obrera, su ejemplo de dirigente intachable, su firmeza y convicción revolucionarias son inolvidables.

Y justamente por eso, una de sus hijas envió el Primero de Mayo a un camarada un testimonio que muestra quién era Vicente y por qué su muerte sigue pesando más que una montaña.

TESTIMONIO DE UNA DE LAS HIJAS DEL CAMARADA VICENTE


Buenos días compañero:

Hoy es un día muy especial para todos ustedes al igual que lo era para mi padre.

No se alcanza a imaginar cuántos recuerdos se me han venido a mi mente cuando mi viejo era ordenando todo con los panfletos y su adorada bandera. Corra para allí y corra para acá. Cómo madrugaba porque para él ese día no podía faltar. ¡Qué tiempos de compañerismo!

Pero bueno, sólo nos queda ese recuerdo de su vida. ¡Qué tarde vinimos a entender!

En fin, a pesar de todo fue un hermoso legado que no olvidaremos.

A todos ustedes un saludo fraternal y que este memorable día sea muy especial.

Un abracito a todos los compañeros se les quiere mucho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario